Reglamento Europeo de Protección de Datos: remedios para coger el tren a última hora

Reglamento Europeo de Protección de Datos: remedios para coger el tren a última hora

El próximo 25 de mayo se cumple el periodo de transición de dos años desde la entrada en vigor del Reglamento Europeo de Protección de Datos (2016/679/UE). A partir de ese día el texto tendrá efectos prácticos una vez cumplida la derogación de la Directiva 95/46/CE.

Recordemos el título completo de la normativa porque refleja bien cuál es su objetivo principal de regulación y protección de la privacidad: “Reglamento (UE) 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 27 de abril de 2016, relativo a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales y a la libre circulación de estos datos y por el que se deroga la Directiva 95/46/CE (Reglamento general de protección de datos)”.

La gran diferencia de este Reglamento, que culmina un complejo proceso legislativo iniciado en 2012 a propuesta de la Comisión Europea, es que resulta de aplicación directa en todos los países de la UE, sin necesidad de incorporación al ordenamiento interno por parte de los miembros.

Indiquemos, de forma somera, algunas de sus implicaciones en el día a día de empresas e instituciones: la realización de una auditoria previa para verificar el estado de la protección de los datos en un sitio web, tanto desde la perspectiva legal como tecnológica; la exigibilidad de evaluaciones de impacto antes de proceder al tratamiento de los datos personales; la incorporación de la figura del Delegado de Protección de Datos, obligatoria en el caso de organizaciones que traten datos personales a gran escala, que asumirá en toda su extensión la responsabilidad a la hora de garantizar su cumplimiento…

Además, el Reglamento Europeo amplía la cuantía de las sanciones con multas que pueden alcanzar hasta los ¡veinte millones de euros o el cuatro por ciento del volumen de negocio correspondiente al ejercicio financiero anterior!

Surge así la gran pregunta: ¿estamos a tiempo de implantarlo en nuestra estructura productiva si todavía no hemos dado los pasos necesarios? Como especialistas en el diseño y desarrollo de soluciones de tratamiento y gestión de la información y la documentación, nuestra respuesta es .

Ahora bien, es necesario comenzar ya mismo con toda celeridad para tratar de recuperar el tiempo perdido. Y es imprescindible hacerlo de la mano de un auténtico experto en la materia, comprometido con los intereses del cliente y capaz de ofrecer respuestas eficaces y sencillas a sus preguntas.

Por eso, en MDA ponemos a disposición de todos los interesados en este complejo asunto nuestros canales de comunicación para resolver cuantas dudas se produzcan: mda@mdanet.net / 902 45 12 05.

Por otro lado, podemos confirmar que ya hemos adecuado nuestros procedimientos operativos a esta realidad y que hemos trabajado a lo largo de estos últimos meses con numerosos clientes para implantar la normativa con el máximo grado de eficiencia.

En suma, en MDA nos tomamos este tema con la seriedad que merece y tratamos de anticiparnos a los desafíos del futuro a corto y medio plazo. Porque tenemos la firme convicción de que el Reglamento Europeo de Protección de Datos marca un antes y un después dentro de las normas para la protección de las personas físicas en lo que se refiere al tratamiento de sus datos personales y en la posibilidad de la libre circulación de dichos datos.

Comments are closed.